Muchas personas me preguntan por que lo he llamado Pecera de Melocotón.

Hay varias razones:

No me gustan los melocotones y los únicos animales que han entrado en mi casa, desde niña, eran los peces.

¡Me parecía una mezcla perfecta!

A veces no nos gusta la comida que tenemos en la mesa, pero hacemos de tripas corazón y la probamos (al menos yo intento probar de todo), así que me parecía que ponerle el nombre de una fruta que no me gusta era irónico, gracioso y hasta un poco tétrico.

Quizá un día coma melocotones, quien sabe, desde luego ahora no dejo de verlos ¡por todas partes!

Otra razón sería que con la comida nos pasa como con otras tantas cosas ‘de la vida’, que con el tiempo vamos olvidando las cosas divertidas. De pequeña podía estar horas mirando como el pez daba vueltas en la pecera, y ahora, si veo un pez encerrado no le dedicaría más de tres segundos.

En la cocina pasa igual, a veces olvidamos que es divertida por que lo vemos como una obligación, eso que debemos de hacer ‘sí o sí’ para poder comer.

Recuperemos lo divertido, que es… ¡¡mancharnos y probar cien veces!!

Pecera de Melocotón

¿Quieres ponerte en contacto conmigo?

6 + 3 =